El Ermitaño

En el Tarot de Rider Waite, la carta El Ermitaño, también llamada L’Ermit, es uno de los Arcanos Mayores. Esta baraja está representada por el número nueve (IX). Y posee una fuerte connotación introspectiva y solitaria.

Descripción de la carta El Ermitaño

La baraja L’Ermit, es también conocida por otros nombres como El Eremita o The Hermit. El naipe muestra a un hombre de aspecto mayor, que se encuentra de pie sobre una pequeña cumbre nevada. Desde allí luce cabizbajo, como intentando observar el camino que recorren sus pasos, pero sus ojos permanecen cerrados.

El anciano viste una túnica grisácea que se extiende sobre sus pies, los cuales se muestran cubiertos por un calzado de una tonalidad similar a sus ropajes. La cabeza de El Eremita, se oculta parcialmente por la capucha de su traje, bajo la misma, se logra apreciar una larga y tupida barba blanca que cubre su rostro.

En la mano derecha de L’Ermit, también llamado Der Eremit, se alza un farol encendido, cuya brillante luz dorada está representada por una estrella de seis puntas. En cambio, en su mano izquierda, sostiene un largo bastón amarillo, con el que se apoya sobre el gélido suelo bajo El Ermitaño.

El cielo de la baraja está dibujado por un uniforme y tenue color azul grisáceo. El paisaje se vislumbra tranquilo, y solo pueden observarse las pequeñas cimas blancuzcas de alguna cordillera, cuya altura es completamente desconocida, dándole a la ilustración de este naipe un aspecto taciturno y solitario.

El Ermitaño como resultado final

La presencia de Der Eremit revela la necesidad de conocerse a sí mismo. Es una carta que invita directamente a la introspección. Esa búsqueda personal que indaga profundamente en los aspectos del mundo interior, para intentar conseguir una sabiduría superior a la que se posee.

The Hermit representa la austeridad, es la figura clásica de un asceta que se aísla del mundo externo con el fin de obtener todas aquellas respuestas que han escapado a su entendimiento. Refleja una soledad autoimpuesta, porque cree que ese es el precio a pagar para conseguir su iluminación.

Hay una profunda necesidad de reflexión, con un acercamiento sincero a la espiritualidad, no se basa en doctrinas religiosas ni filosóficas. El Ermitaño realmente desea conectarse con su ser interior, pero esto tal vez lo aleje de los demás, mostrándose ensimismado ante las situaciones cotidianas.

Aun así, esta carta no simboliza necesariamente la soledad, puesto que el viaje que realiza El Eremita es predominantemente mental. Aunque sí refleja la necesidad de reencontrarse con sí mismo, y es posible que para ello, se requiera cierto nivel de aislamiento social, al menos por un corto período de tiempo.

L’Ermit es un personaje altamente intelectual, su búsqueda conlleva a usar sabiamente el razonamiento que posee con el fin de revelar la verdad que se ha mantenido oculta. Es un naipe que exalta la erudición en todas sus formas. No hay límites para el conocimiento que se puede obtener.

Y esta realidad es asumida por el personaje, quien a pesar de parecer haber tenido una longeva existencia, no se da por vencido, ni se detiene en su búsqueda de una mayor sapiencia de la que ha poseído jamás. Él sabe que la naturaleza es evolutiva, y que este proceso no se detiene en el tiempo.

Por esta razón, prosigue su camino guiándose solo con la luz propia, no se engaña por preceptos ajenos, no cree en ellos, y por tanto no incorpora las enseñanzas de alguien más. Der Eremit cuestiona todo lo que le rodea, no por desconfianza, sino porque necesita comprobarlo por su cuenta.

Esta actitud denota cierto grado de testarudez, la cual, aunque le resulte útil en conseguir de primera mano una perspectiva propia ante la vida, lo mantiene en un constante estado meditativo, y esta inacción puede que ralentice su avance real, tomándole más tiempo del que inicialmente pretendía utilizar.

El significado de esta baraja de los Arcanos Mayores abarca aspectos que giran en torno a lo espiritual. Como en toda lectura del Tarot, debe tomarse en consideración tanto la tirada en la que aparece, como la orientación de la carta, es decir, si se observa derecha o invertida.

El Ermitaño al referirse a alguien

L’Ermit muestra a un hombre reflexivo, aislado del mundo que le rodea. Un ser ensimismado en sus propios pensamientos, ya que estos le conceden la posibilidad de indagar en los conocimientos que necesita obtener para poder seguir adelante. Este personaje es un erudito innato.

El naipe muestra a un hombre que practica el desapego con naturalidad, no establece relaciones profundas con los demás, no porque carezca de esa capacidad, sino porque no forman parte de sus prioridades, las cuales apuntan a un crecimiento netamente espiritual.

Aun así, es posible que sobrevalore sus propias metas, creyendo que se tratan de fines superiores, por lo que tiende a recurrir a la grandiosidad. Esto a su vez, afecta las relaciones que logra mantener pese a su ensimismamiento. La figura meditativa excesiva entonces puede conllevar a una pérdida del equilibrio real.

La lectura habla de alguien taciturno y retraído, que posee gran cantidad de inquietudes de carácter existencial. The Hermit está dispuesto a llevar una vida solitaria, puesto que considera que esta le provee algo más valioso de lo que consigue cuando se relaciona con los demás.

Por otra parte, El Ermitaño pudiese parecer un hombre egoísta, puesto que el conocimiento que obtiene con su introspección no lo comparte con facilidad, pero la realidad es que él conoce el valor de obtener las cosas con esfuerzo propio, y regalar su sabiduría no tendría ninguna utilidad.

L’Ermit es un verdadero humanista, busca la luz propia para ayudarse él, pero también la usa para ayudar a los demás. Su introversión no lo convierte en un huraño empedernido, él también es capaz de amar, y probablemente esta capacidad tenga una mayor pureza en su intención.

Significado general de El Eremita en su posición regular

El personaje de la baraja The Hermit, viste una túnica con caperuza de color gris, con ella parece estar envuelto en una gran incertidumbre. El anciano requiere un cobijo protector, pero este no debe proveerle aquello que intenta encontrar por su cuenta. El tono sombrío refleja esa imparcialidad en su relación con lo externo.

El Ermitaño luce cabizbajo, ligeramente encorvado. Parece estar alumbrando el nevado paisaje que tiene delante, pero sus ojos permanecen cerrados y le impiden que pueda trazar un rumbo a seguir. La luz que le guía realmente, está representada en la pequeña lámpara que sostiene en su mano derecha.

En ella se observa una dorada y brillante estrella de seis puntas, que irradia tenuemente el paisaje. Toda esta simbología expone de forma sutil que L’Ermit busca la iluminación mediante la introspección, no necesita ver lo que le rodea, le guía una fuerza invisible capaz de alumbrar el camino correcto.

En cambio, el bastón amarillo que sostiene Der Eremit en su otra mano, le otorga un poder espiritual que le permite transitar entre las cimas. Todas estas cumbres que lo rodean, se observan colmadas de nieve. Su blancura sirve de apertura hacia un nuevo comienzo, donde el pasado queda cubierto por la oportunidad.

El cielo grisáceo le resta importancia a las distracciones que le rodean, no pretende conseguir ayuda de lo externo. El crecimiento que intenta conseguir nace de la espiritualidad de L’Ermit, y para ello posee una gran sabiduría producto de su propia experiencia, esto es reflejado en la espesa barba blanca de su rostro.

¿Qué representa El Ermitaño en el Tarot del amor?

La lectura de Der Eremit en el contexto romántico, revela la necesidad de obtener un poco de espacio personal. Es posible que en la pareja aparezcan conflictos por falta de comunicación, y esto aumenta la sensación de agobio con la relación, pero esta situación no es sinónimo de ruptura.

Hay que aprender a conceder pequeños espacios para reconectarse con la espiritualidad propia. Es recomendable tener algunos períodos de soledad durante el día, puesto que cuando aparece L’Ermit en el romance, existe un profundo anhelo de respiro individual.

Es importante utilizar estos espacios para la reflexión, por lo que las técnicas de meditación y/o relajación serán de ayuda tanto a nivel personal como en la relación. Sin embargo, si estos pequeños momentos de alejamiento son usados con otros propósitos, es probable que no se resuelva la situación con la pareja.

Y entonces, surgirá una mayor necesidad de distracción, que poco a poco terminará acabando con la relación. Aun así, la capacidad que posee El Eremita para conectarse con su mundo interior, le brinda una mayor ventaja frente a la introspección en comparación con la habilidad que tiene otra persona.

Por otra parte, en caso de soltería, la presencia de El Ermitaño advierte precaución, puesto que es posible que un amor del pasado reaparezca, afectando la capacidad que se necesita para establecer prioridades en ámbitos que se consideran importantes de la vida.

Además, los idilios que surgen en estos momentos, no poseen una profundidad emocional suficiente como para concederles tanta relevancia, ya que solo entorpecerán el desarrollo individual que Der Eremit demuestra con su presencia.

¿A qué refiere la baraja de The Hermit en la cartomancia del trabajo?

El Arcano Mayor El Ermitaño en el ámbito laboral augura un período de pausa en cuanto a las relaciones interpersonales, tanto con los compañeros de trabajo como con los superiores. Posiblemente no sea el mejor momento para intentar compartir las ideas y proyectos, puesto que estos tenderán a ser ignorados.

Por otra parte, el ambiente laboral podría incentivar la búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo en otros lugares, pero cuando Der Eremit aparece en esta tirada, advierte tener precaución con respecto a cambiar de empleo, puesto que se requerirá de un esfuerzo mayor al habitual para conseguirlo.

Además, es posible que el cambio no logre mejorar las condiciones actuales. Cualquier nuevo proyecto de índole laboral, se percibe difícil de alcanzar con la presencia de esta carta, ya que su figura solitaria simboliza que probablemente no se cuente con la ayuda de los demás al momento de intentar cosas nuevas.

Aun así, L’Ermit presagia gran crecimiento desde el punto de vista intelectual. Es el momento ideal para profundizar en los conocimientos actuales. Se percibe la necesidad de expansión profesional a nivel de las capacidades propias, y para ello surgen nuevas oportunidades de desarrollar los estudios, puesto que se acercan cursos y especializaciones de gran provecho.

Los cuales no deberían dejarse pasar por alto. Es recomendable invertir parte de la energía en conseguir nuevo aprendizaje que ampliará el enfoque y la capacidad para resolver los distintos problemas laborales, en vez de volcarse en las adversidades que se perciben cuando aparece The Hermit en el trabajo.

¿Qué implica la aparición de la carta número IX en la tirada del dinero?

En la esfera financiera la presencia de El Ermitaño simboliza un período donde el dinero no es una prioridad, pero no por ello se debe renunciar a lo material. Existe una clara discrepancia entre los gastos necesarios y los que no lo son. Por esta razón, se recomienda priorizar los consumos con sensatez.

No se auguran grandes cambios en la economía personal, no hay escasez, pero tampoco se percibe prosperidad. Este es un período en el que se cuenta con los recursos necesarios para vivir de manera modesta, y con la presencia de L’Ermit esta situación no resultará problemática en el hogar.

Cuando aparece El Eremita con relación al dinero, advierte la necesidad de tomar precauciones con respecto a las inversiones. No es el mejor momento para negociar, especialmente si se desconoce su funcionamiento, pero tampoco se recomienda mantenerse inmóvil con este naipe.

Cualquier inversión que tenga que ver con estudios resulta correcta, siempre y cuando se pueda asumir estos gastos sin tener que recurrir a grandes préstamos. Las finanzas no son la prioridad cuando aparece Der Eremit, por lo que se debe optar por el desarrollo intelectual.

¿Qué significa el noveno Arcano Mayor en el oráculo de la salud?

La presencia de L’Ermit en torno al estado de bienestar, aconseja desarrollar un sentido profundo de espiritualidad. Hay que tomarse el tiempo de reflexionar sobre aquellos aspectos que resulten trascendentales, pero lo más recomendable sería establecer horarios para dedicarlos a ello cada día.

Intentar descubrir cuál es el mejor momento para poder establecer una verdadera conexión espiritual resulta fundamental, puesto que la comodidad afecta también a la capacidad de introspección, y este ambiente agradable puede ser logrado mediante el uso de un espacio adecuado, a la hora propicia.

Por ello, es recomendable inicialmente intentar variar los lugares y la hora que se dedican para tal fin. Hay que descubrir si las mañanas, las tardes o las noches son las más acordes según la propia personalidad y estilo de vida, por lo que jugar con estas variables puede ser de gran utilidad.

Muchas de las enfermedades que afectan cada día a las personas, resultan de un desequilibrio entre la mente y el cuerpo. Por esta razón, cuando El Ermitaño aparece en la tirada de la salud, invita a enfocarse y desarrollar el lado espiritual, puesto que este produce un efecto positivo sobre el bienestar físico general.

Aunque existen múltiples perspectivas sobre cuáles son las causas psíquicas de algunas enfermedades, se aconseja afrontarlas desde un enfoque dual: tratar por un lado la dolencia física, y de ser necesario recurrir al especialista, ya que Der Eremit es un personaje mayor y por tanto es proclive a los achaques.

Mientras que por otro lado, se debe indagar en la enfermedad desde su contraparte espiritual, puesto que la presencia de L’Ermit exalta al mundo interior. Esta manera de tratar el malestar, cubriendo ambos ángulos, genera un equilibrio real que garantiza la recuperación de la salud.

El método que se utilice para relacionarse con la espiritualidad, debe resultar placentero en todo momento. La contemplación, la meditación y la oración pueden ser una forma de iniciar esta comunión con la propia divinidad.

El Eremita y su significado en la lectura espiritual

En la esfera espiritual, la presencia de Der Eremit invita a realizar un viaje personal por el complejo mundo interior. Es posible que se requiera distanciarse un poco de todo lo externo, pero este alejamiento es solo desde el punto de vista mental, aunque un par de días de sosiego podrían ser de gran utilidad.

Para poder comprender los aspectos que permitan un verdadero cambio en la vida, se requiere indagar en todos aquellos preceptos que se han adoptado a lo largo del camino, y que de alguna forma se han mantenido vigentes de manera inconsciente, evitando que realmente se pueda avanzar.

Conectarse con el propio proceso mental para adentrarse en sus profundidades requiere de una gran valentía, puesto que se deben enfrentar los demonios creados en el subconsciente, y aunque ellos resulten inofensivos desde el punto de vista físico, se encuentran altamente protegidos por fortalezas, las cuales al parecer son indestructibles.

Cuando El Ermitaño sale a relucir en la conexión espiritual, representa que se cuenta con el coraje suficiente para lograr desmontar todas estas murallas y así poder hacer las paces con nuestras propias tinieblas, pues esta es la forma más sensata de romper con todos esos paradigmas que ralentizan el avance.

Der Eremit presenta una espiritualidad poderosa, por lo que este naipe sugiere la posibilidad de crear un lazo con la divinidad, y este vínculo especial ayudará a que las cosas funcionen un poco mejor. Probablemente la interacción social en este momento no represente un aspecto de interés.

El autoconocimiento es la verdadera prioridad y esta búsqueda es íntima y personal. Aun así, a medida que se profundice en el interior y se modifique de manera progresiva la capacidad de adaptación a las diversas situaciones en la vida, se desarrollarán respectivamente las habilidades sociales.

Por otra parte, aunque el viaje por el mundo interior requiere un esfuerzo personal, el apoyo de un maestro o guía que comparta una filosofía de vida similar, brinda cierta ventaja frente a la resistencia que suele aparecer ante un cambio trascendental en el subconsciente.

Significado general de El Ermitaño en su posición invertida

En cambio, si L’Ermit sale al revés, expone una situación de soledad, ya sea que sirva de consejo porque se está enfocando toda la atención en el entorno, eliminando así todo contacto con lo espiritual, o porque aparezca como una advertencia debido a que se está llevando una vida aislada de los demás.

La presencia de Der Eremit de cabeza sugiere la necesidad de conectarse con el mundo exterior, especialmente mediante las relaciones interpersonales con los seres queridos, puesto que es posible que se esté adoptando una actitud esquiva y esta pueda ser interpretada como falta de cariño e incluso hostilidad.

La búsqueda de la comunión con la espiritualidad no exige el abandono del resto de seres humanos, buscar conseguir un equilibrio entre el tiempo que se invierte en conseguir la sabiduría personal y el que se comparte con aquellos que están presentes, es fundamental para lograr llevar una vida plena.

Por otro lado, cuando se vuelca, en cambio, toda la atención en las necesidades de los otros y se olvida por completo hacerse cargo de uno mismo, se está negando la oportunidad de evolucionar y mejorar como individuo, que es la única manera de ofrecer interacciones que brinden un beneficio real a los demás.

Por esta razón, la presencia de The Hermit ladeado, es una invitación a equilibrar la energía individual, tanto la que se invierte en las situaciones del exterior como a la que se enfoca en los aspectos del mundo interior, especialmente aquellos que resultan trascendentales para producir cambios en las relaciones con los demás.

El Ermitaño boca abajo en la lectura del amor

El significado de esta baraja invertida de los Arcanos Mayores en el ámbito de la pareja, advierte un distanciamiento físico y emocional que pone en riesgo la estabilidad de la relación. Se requiere de un gran esfuerzo individual para intentar conectar con el otro de una forma efectiva.

Es posible que toda aproximación se perciba como una invasión del espacio personal, más que como una necesidad de afecto y cariño. Por lo que la comunicación tenderá a ser reactiva, generando con ello una interacción tensa donde no existe la comprensión.

La presencia de El Eremita volteado en una tirada de índole romántica, suele ser considerada como negativa, puesto que augura un período de inmensa soledad. Es recomendable pedir la opinión de un tercero que pueda observar el panorama con objetividad, para intentar remediar los errores en la comunicación.

De igual forma, en la búsqueda del romance, cuando L’Ermit luce invertido presagia dificultades para conseguir pareja. Se percibe una gran incapacidad para atraer a la persona de interés, puesto que existe una actitud de ensimismamiento y aburrimiento que tiende a producir rechazo sexual.

El Ermitaño ladeado y el oráculo laboral

En cuanto al trabajo, que salga la baraja de The Hermit al revés, advierte falta de concentración en algunas de las tareas asignadas, y es posible que esta dispersión mental sea interpretada por otros como desinterés, por lo que intentar mantener una buena comunicación con los demás puede ayudar al respecto.

Además, la interacción con el personal también será de utilidad para solventar las posibles confusiones producto de la pérdida de la concentración. Quizá recurrir a darse pequeños descansos después de un tiempo de enfoque en el trabajo ayude a mitigar las múltiples distracciones que aparecen con este naipe invertido.

Por otra parte, hay que evitar prestarle demasiada atención a los aspectos que no funcionan del todo bien en el trabajo, puesto que es posible que con ello se generen pensamientos recurrentes que mantienen la mente ocupada en los problemas, evitando que se puedan conseguir las soluciones.

Asimismo, estos pensamientos afectan a la capacidad de concentración, tornando esta situación en un círculo vicioso que disminuye el desempeño laboral. Es recomendable dedicar parte del tiempo y la energía en profundizar los conocimientos que se poseen con respecto a la profesión.

Con este aprendizaje, se logra por una parte, establecer intervalos de enfoque que ayudan a desarrollar la capacidad de concentración. Y, por otro lado, se amplía la perspectiva que se tiene de las situaciones, aumentando con ello la posibilidad de resolver los problemas que surgen cuando Der Eremit sale de cabeza.

Representación del Arcano IX invertido en la cartomancia de economía

La presencia de L’Ermit boca abajo en la tirada del dinero advierte la necesidad de manejar con sensatez las finanzas. No es el mejor momento para intentar invertir, sobre todo si se tratan de temas que se desconocen, es importante obtener asesoramiento para aprender una mejor forma de manejar el dinero.

Se avecina un período de cierta estabilidad económica que puede verse afectado por las malas gestiones, haciendo que sea necesario incluso recurrir a préstamos y estas deudas significarán mayores pérdidas. Cuando El Eremita luce de cabeza se sugiere prudencia con los gastos.

Por otra parte, la suerte tampoco parece ser una buena forma de intentar obtener algo de dinero extra con este naipe invertido, por lo que mantenerse alejado de los juegos de azar y las loterías parece lo más prudente. De igual forma, se sugiere en este momento no prestar dinero a familiares ni a amigos.

Cuando Der Eremit aparece volteado en la lectura financiera, probablemente la mejor opción que se tenga es llevar una vida sencilla, sin grandes gastos. Además, se debería optar por obtener las ganancias a través del salario que ofrece un trabajo ordinario.

El Ermitaño (The Hermit) en posición contraria en la tirada de la salud

Cuando el Arcano Mayor número IX aparece invertido con respecto al bienestar, advierte la necesidad de cuidarse a sí mismo, especialmente desde el punto de vista mental. Existen problemas de concentración en las distintas situaciones de la vida, complicando el desenvolvimiento de las mismas.

Además, este déficit en la atención hace que se actúe de forma imprudente, por lo que los pequeños accidentes son una amenaza constante a la integridad física. Es por esta razón que es aconsejable realizar ejercicios que desarrollen la capacidad de concentración y tener especial cuidado en las acciones cotidianas.

Se perciben también problemas de memoria, con olvido de fechas importantes que pueden herir susceptibilidades. Por esta razón, es buena idea optar por llevar una agenda y anotar en ella todo lo que vaya surgiendo, para así evitar descuidar y/o dejar de lado alguna situación especial.

Por otro lado, es importante prestar atención al malestar físico, especialmente a aquel que tiene relación con malas posturas y con el estrés. Recurrir a un profesional para prevenir futuras lesiones por estas razones es lo más prudencial.

El Eremita (L’Ermit) del revés y su representación en el oráculo espiritual

En el caso que salga El Ermitaño invertido en la tirada de la espiritualidad, advierte que se posee una actitud reservada y huraña, haciendo que se genere una especie de hermetismo que evita un crecimiento espiritual real. La soledad y el aislamiento han estado presentes por mucho tiempo.

Y esta condición ha permitido que se adopte una postura bastante intolerante en relación a lo que se considera correcto e incorrecto en la sociedad. Por esta razón, cuando aparece Der Eremit de cabeza, es un llamado de atención para que se intente reconectar con las personas que están en el entorno más cercano.

Es posible que otras perspectivas distintas brinden una mayor oportunidad de evolución que la que ofrece quedarse pensando reiteradamente en la misma idea. Además, la interacción con los demás, brindará una sensación de afecto y comprensión que puede aliviar el malestar que producen algunas situaciones.

Poder encontrar el equilibrio entre la introspección y su consiguiente desarrollo personal y la capacidad de conectarse sentimentalmente con otras personas, produce una energía poderosa capaz de demostrar mediante las vivencias del día a día, el verdadero significado de todas aquellas cuestiones que se intentan comprender desde el plano espiritual.

El Arcano Mayor El Ermitaño en representación del Pasado, Presente y Futuro

La interpretación de L’Ermit en el pasado permite reconocer las distintas ocasiones en donde hubo una profunda sensación de soledad. Puede que este aislamiento conllevaba la ausencia física de alguien importante, o que por otro lado, existía una separación netamente emocional.

Sin embargo, a pesar de esas experiencias, se ha logrado seguir adelante y es el momento de desprenderse del dolor que se obtiene con ellas, para poder avanzar un poco más. Recurrir al perdón, tanto de otros, como el de las propias culpas, resulta fundamental para pasar página y comenzar a dibujar en ese lienzo en blanco que se tiende delante, un paisaje mucho más agradable para experimentar.

La presencia de The Hermit en el presente hace un llamado a la reflexión, es una excelente oportunidad para redimir los errores previos e intentar enfocarse en mejorarse a sí mismo. Es posible que se necesite de tiempo a solas, más que de un completo alejamiento de la sociedad.

Establecer espacios para intentar conectarse con la esencia propia, especialmente en aquellos momentos del día en los que no suelen surgir interrupciones es una buena recomendación. Sin embargo, se debe ser flexible en cuanto a lo externo, puesto que son condiciones que no se pueden controlar.

El significado de Der Eremit en el futuro invita a asumir la responsabilidad de las propias acciones, y por ello lo mejor es renunciar a quejas, excusas y culpas. Se debe comenzar a ser coherente con lo que se pretende encontrar en el entorno, de forma que se pueda ser una pequeña luz que inspire a la sociedad.

Por otro lado, la consecución del equilibrio entre la espiritualidad y la actuación en el plano físico, permitirá que se abran nuevas puertas ante las ideas que aparecen. Además, esta misma conexión ofrecerá la capacidad de establecer relaciones que también ayuden a que se consigan los objetivos.

En resumen, es la reflexión la que garantizará el éxito en cada situación de la vida. Poder ser capaz de verse al completo, siendo consciente de las propias sombras, traerá consigo la iluminación que finalmente permita superar las adversidades, puesto que al fin se podrán resolver los propios conflictos.

L’Ermit consigue un poder en sí mismo que sabe que no es posible conseguir en los demás. Por ello emprende su viaje solo, para evitar distracciones y opiniones que puedan perjudicar su propio avance.

La clave está en disponerse a confiar en lo que dicta la voz interior. La soledad de la baraja es una exaltación a la individualidad, más que una invitación a buscar el distanciamiento de los demás. Los humanos somos seres sociales, por lo que la interacción con otros resulta fundamental.

Aun así, hay que intentar mantenerse fiel a uno mismo, mientras también se busca mejorar todo aquello que ha evitado que las cosas al final se den. La inamovilidad que resulta de las limitaciones mentales, es siempre más difícil de vencer que las propias adversidades en el exterior.

Correspondencias y asociaciones de la carta de The Hermit

Las barajas del Tarot, se encuentran relacionadas a la numerología, al esoterismo, a la astrología, a la cabalística y a los elementos. En el caso particular de El Ermitaño, estas asociaciones permiten comprender las distintas características como la introspección, la iluminación, el desapego, la conciencia, la sabiduría, entre muchas otras que corresponden a Der Eremit.

La carta de El Ermitaño y su asociación Cabalística

L’Ermit se asocia con la letra hebrea Tet. Corresponde al arquetipo del sabio, esa figura anciana con una vasta experiencia en la vida que consigue su propia iluminación mediante el desapego y la soledad autoimpuesta. A pesar de la presencia de la nieve en la baraja, también se encuentra relacionada al otoño.

Fechas clave a las que se relaciona el Arcano de El Ermitaño

L’Eremit se asocia al número nueve. Otorga a la persona madurez y gran sentido de espiritualidad. Confiere el poder de la introspección y con ello surge el anhelo de evolucionar desde el interior, consiguiendo iluminar sus propias tinieblas, aunque puede adoptar una actitud esquiva y retraída que le aleje emocionalmente de los demás.

Para conocer cuál es la asociación de un Arcano Mayor con una fecha, se toma en primer lugar la fecha de nacimiento de la persona en cuestión, se representa en forma numérica, y luego, se suman progresivamente los números que la componen para obtener una cifra de un dígito, que, por ende está comprendida entre 1 y 9. Este valor es la asociación de la fecha al Tarot, por lo que, solo los primeros Nueve Arcanos Mayores clásicos tienen asociación con fechas.

La Astrología y El Eremita

La baraja de The Hermit se encuentra asociada con Virgo, quien le otorga unas condiciones mentales inmejorables. Este poder de observación y análisis permite que pueda recurrir a una introspección profunda y honesta, a partir de la cual el personaje puede evolucionar.

El naipe de El Ermitaño asociado a los elementos

El Arcano Mayor L’Ermit dispone del elemento Tierra, puesto que las cimas por las que se mueve ayudado de su bastón, lo centran en la realidad en la que existe. Aunque es una baraja con una conexión espiritual poderosa, reconoce que el entorno es el que le mantiene vivo.

Por ello es capaz de promover un verdadero cambio en el subconsciente, puesto que no se crea falsos conceptos de sí mismo. Comprende muy bien sus luces y sombras y trabaja con ellas para producir una verdadera evolución.