El Diablo

En el Tarot de Rider Waite, la carta El Diablo, también llamada Le Diable, es uno de los Arcanos Mayores. Esta baraja está representada por el número quince (XV).

Descripción de la carta El Diablo

La baraja Le Diable, es también conocida por otros nombres como The Devil o Der Teufel. El naipe muestra a una figura con cornamenta, parecida a un sátiro, que descansa sobre una pilastra negra, a la cual se encuentran encadenados dos demonios menores, hombre y mujer.

El rostro de la criatura muestra unos ojos tenebrosos, completamente abiertos, como vigilando todo lo que ocurre frente a él. El Diablo posee una barba algo larga y descuidada, como símbolo de su edad avanzada y por tanto, de su capacidad para descubrir cualquier truco que se dispongan a hacer sus esclavos.

De la cabeza de Der Teufel nacen dos cuernos, brindándole un aspecto instintivo y poco civilizado, haciendo que pese a su conciencia, su lado animal se mantenga intacto. Además, entre ambas astas se dibuja un pentagrama invertido, dándole un aire aun más siniestro a The Devil.

Sin embargo, más que personificar al satanismo o la magia oscura, la posición del pentáculo de revés, es una alusión a la abolición de la espiritualidad. Existe un claro dominio de lo material y de lo mundano sobre la esencia misma de la persona. Y, el pentagrama invertido invita a tomar conciencia de esta situación.

A pesar de su aspecto, más similar al de una cabra que al de un humano, El Diablo posee el tórax de un hombre maduro, aunque de su costado se desprenden dos grandes y grises alas de murciélago. Para completar la porción superior de esta baraja, los brazos de Le Diable se extienden en claro control de la escena.

Con su mano derecha, realiza un ademán hacia los demonios oprimidos frente a él, demostrando el absoluto dominio que posee. Mientras que con la mano izquierda, sostiene una especie de antorcha, cuyas llamas apuntan hacia abajo y encienden la cola de la figura masculina, como dándole una especie de castigo.

Finalmente, Der Teufel posee patas de cabra que culminan en las garras de un gran ave, con ellas se aferra con firmeza a la columna negra de la cual emergen las dos cadenas, estas mantienen tanto oprimidos como separados a los dos demonios que lucen desnudos a sus pies.

Sin embargo, a pesar del aspecto inmisericorde de las pesadas cadenas sobre los personajes. Su atadura sobre el cuello de estos, es bastante débil, aludiendo que de ser su voluntad estos dos súbditos de The Devil pueden soltarse en cualquier momento, pero ellos deciden mantenerse prisioneros.

El Diablo como resultado final

La presencia de Der Teufel resalta la innegable oscuridad del subconsciente. Es una carta de fondo totalmente negro, resaltando la existencia de dichas tinieblas en la mente. Aun así, está cargada de simbología que adecúan su interpretación, haciéndola bastante compleja.

Le Diable habla sobre instinto, deseos reprimidos, abandono de la espiritualidad. Es un naipe que integra una dualidad gigantesca. Por una parte, porque saca a relucir la necesidad de aceptar la propia identidad por completo, dejando a un lado la vergüenza por aquellos deseos más instintivos.

Pero también, por otro lado, expone el ensimismamiento en el que se puede caer con facilidad, cuando se es presa de las pasiones más primitivas. La presencia de The Devil en el Tarot, ayuda a esclarecer la oscuridad por la que está atravesando en un momento dado una persona.

Por ello, el contexto en el que aparece Der Teufel es de suprema importancia, para que su lectura sea una reflexión honesta y útil. La antorcha es la única fuente de luz de la carta, pero solo incendia la cola de uno de los esclavos, insinuando que la búsqueda en lo mundano crea una conducta de autodestrucción.

A pesar del aspecto demoniaco de The Devil, es una carta que brinda una valiosa oportunidad. Ya sea porque muestra que se está renunciando a una parte de la propia naturaleza, principalmente en un contexto sexual o financiero, tan necesaria como la espiritualidad.

O, por el contrario, porque los placeres del mundo están rigiendo por completo la existencia. Ambos extremos son contraproducentes, y hacia ambos va dirigido El Diablo. Por otra parte, la sumisión voluntaria a la que se reducen los personajes de la carta, denota un abandono completo de la conciencia.

Dicha actitud es asumida de distinta forma. Ya sea porque con la presencia de las cadenas, se puede culpar a una circunstancia externa, y esta obliga a la persona a mantenerse en una posición que no le ofrece nada bueno, o porque se ha estado en esa actitud el tiempo suficiente, como para creerse incapaz de liberarse.

El significado de esta baraja de los Arcanos Mayores abarca aspectos que giran en torno a lo sexual, a lo instintivo, todo con un fin material. Como en toda lectura del Tarot, debe tomarse en consideración tanto la tirada en la que aparece, como la orientación de la carta, es decir, si se observa derecha o invertida.

El Diablo al referirse a alguien

Le Diable muestra a un ser primitivo, instintivo. Alguien capaz de responder a sus más bajas pasiones, sin un atisbo de conciencia, sin la necesidad de sentir vergüenza. Es un personaje viril y poderoso, capaz de mantener dóciles a sus pies a quienes desconocen su propia fuerza y habilidad.

The Devil somete sin ejercer ningún tipo de coacción, él basa su poder en satisfacer cuestiones materiales, mundanas. Y con ello, logra enceguecer a sus súbditos, impidiéndoles ver que sus ataduras en realidad están sueltas, y que se mantienen oprimidos por propia voluntad.

La lectura habla de alguien obsesionado con los bienes materiales, tal es la prioridad que le da a estos aspectos que denigra su propia espiritualidad, adquiriendo una actitud autodestructiva, pero a la vez victimizada por las circunstancias que le rodean.

Por otro lado, puede exponer a una persona totalmente reprimida, cuyos deseos los oculta de la visión de los demás, pero permite que surjan nuevas pasiones, todas insatisfechas. Por lo que esta carta puede servir de advertencia ante posibles depravaciones, particularmente las de tipo sexual.

Aun así, Der Teufel no solo invita a una persona reprimida sexualmente a explorar sus emociones primitivas, pero a mantenerlas bajo control, sino que también expone al materialista, que puede tomar caminos cada vez más sinuosos para obtener algún beneficio personal, convirtiéndose en alguien sin escrúpulos.

Significado general de Le Diable en su posición regular

El personaje de la baraja The Devil, está representado por una figura demoníaca, con cuernos que crecen en su cabeza a modo de semejanza con un macho cabrío salvaje. Esto lo relaciona con su virilidad, que se traduce en un apetito sexual voraz, por lo que se considera una carta instintiva.

Por otro lado, entre su cornamenta se esboza un pentagrama invertido, un símbolo algo controvertido, porque suele unirse la carta al satanismo. Sin embargo, su presencia representa el desequilibrio, puesto que se está ultrajando a la parte espiritual, al otorgarle el sitio más inferior en el pentagrama.

La posición de El Diablo ejerce un control absoluto sobre los demonios que se dibujan en la parte inferior del naipe. El ademán que hace Le Diable con su mano derecha, sirve de gesto de humillación, no tiene que gastar gran energía en mantener estos demonios cautivos, tan solo tiene que extender sus dedos.

Leer  La Estrella

Sin embargo, en su otra mano expone la capacidad de su maldad, puesto que sostiene una antorcha encendida con la que quema la cola del demonio masculino. Un acto que es totalmente innecesario, si se es observa la plena sumisión con la que lucen dibujadas estas dos criaturas demoniacas.

Las cadenas con las que están atados los súbditos de El Diablo son gruesas y pesadas, aun así tan solo están puestas sobre el cuello de los demonios, permitiéndoles suficiente espacio y libertad como para soltarse de las mismas, denotando con ello, una actitud masoquista.

Con esto la baraja alude a un comportamiento bastante degradante. No atienden al control de Der Teufel por simple miedo u obediencia, lo hacen por placer. Sienten el deseo de permanecer en este sitio oscuro y tétrico, porque obtienen algo que les satisface en un plano material.

Sin embargo, quieren engañar a quien les rodea, puesto que a simple vista se perciben encadenados y ultrajados. Esta es una manera bastante inconsciente e infantil de enfrentarse a la vida, ya que se pretende hacer creer a los demás que la responsabilidad es de otro, puesto que se es una víctima del destino.

¿Qué representa El Diablo en el Tarot del amor?

La lectura de The Devil en el contexto romántico, expone relaciones pasionales, lujuriosas, plenamente físicas, por lo que son carentes de afecto y emotividad. En ocasiones, pareciese una salida fácil al desencanto con el que todo culmina, pero la aparición de esta carta es una clara señal de advertencia.

Ya sea porque se está descuidando la parte afectiva de la otra persona, que puede que no esté buscando exclusivamente sexo. O ya sea, porque al compartir con otras personas para las que solo importa la satisfacción sexual, por encima de una conexión emocional sincera, se esté cayendo en una conducta viciosa.

Le Diable expone un componente sexual muy marcado, incluso obsesivo. Por ello, darle rienda suelta a esta pasión primitiva, de forma reiterada, permite que se formen relaciones adictivas, y esto termina por conducir a la persona a conductas autodestructivas, donde el placer está por encima del sentido común.

Por otro lado, cuando se es parte de una relación y sale El Diablo en la tirada del amor, es posible que surjan problemas, puesto que no existe una verdadera conexión entre ambos. La vanidad y algunas condiciones superfluas han marcado la relación, y cada vez que esta exige algo de intimidad, solo se percibe el vacío.

Por esta razón, se considera la presencia de este naipe como una señal negativa en el plano del amor, pero puede servir de oportunidad para trascender del simple aspecto físico y sexual, a una conexión más profunda y sincera. Sin embargo, esa meta puede que requiera gran compromiso de ambas partes.

¿A qué refiere la baraja de The Devil en la cartomancia del trabajo?

El Arcano Mayor El Diablo en el ámbito laboral presagia grandes oportunidades, si se tiene la suficiente astucia como para aprovecharlas. Es una carta de gran contenido material, por lo que en el trabajo se traduce en beneficios. Sin embargo hay que evitar la actitud de “el fin justifica los medios”.

Por otra parte, se debe ser cauteloso a la hora de embarcarse en nuevos proyectos, puesto que el engaño y la competencia inescrupulosa, forma parte de la presencia de Der Teufel en el ámbito laboral. Además, la desconexión espiritual que se percibe con este naipe, ayuda a que se tomen decisiones erradas.

Cualquier elección que se haga de manera precipitada, partirá de la facilidad que se tiene de creer que es justo culpar a las circunstancias. Sin embargo, este es un truco inconsciente que solo traerá la pérdida de la credibilidad en el entorno laboral, derrumbando por completo el esfuerzo que se había hecho hasta ahora.

En cuanto a las relaciones interpersonales, se percibe tensión sexual en el trabajo, ya sea porque existe una atracción física intensa o porque se es víctima de acoso, en ambos casos, la prudencia y el profesionalismo es recomendable, puesto que mezclar trabajo y sexo, traerá más problemas que beneficios.

¿Qué implica la aparición de la carta número XV en la tirada del dinero?

En la esfera financiera la presencia de El Diablo, al ser un naipe con una marcada connotación materialista, significa bonanza. Se perciben grandes oportunidades de aumentar el patrimonio personal y mejorar la calidad de vida, pero hay que ser cauteloso a la hora de hacerlo.

Con Der Teufel, los engaños están al acecho, por lo que hay que cuidarse de cualquier persona que quiera ofrecer formas casi mágicas de producir dinero. Por otra parte, la mayor cautela ha de ser con el propio e incesante deseo de obtener bienes materiales, no porque estén errados, sino porque pueden nublar el juicio.

Las oportunidades para invertir serán abundantes y constantes, por lo que saber elegir cuál es la más provechosa, dependerá en mayor medida del grado de conciencia con el que se evalúe cada propuesta. Tomar la decisión acertada será imposible si se deja de lado la convicción de qué es lo correcto.

Además, la creación de sociedades puede ser un paso bastante sencillo, pero hay que ser consciente que el principal interés de las partes es el económico, por lo que no se deben considerar a los socios materiales, como personas cercanas que pudiesen servir de apoyo en algún momento de angustia.

Establecer esos límites evitará malentendidos en el futuro. Del mismo modo, hay que buscar asesoría especializada para evitar que se creen responsabilidades y reparticiones injustas. Si todo está realmente claro desde el principio, se podrán disfrutar de buenos beneficios a largo plazo.

Finalmente, el materialismo es el aspecto que siempre domina a El Diablo. Por ello, la advertencia constante es que se está siendo demasiado superficial cuando sale esta carta. Evitar gastos innecesarios y comenzar a ahorrar, es un buen consejo para minimizar un poco la obsesión con los bienes materiales.

¿Qué significa el décimo quinto Arcano Mayor en el oráculo de la salud?

La presencia de Le Diable en torno al estado de bienestar, implica un período de regeneración, que depende en gran medida de los cambios positivos que se hagan en el estilo de vida. Los excesos de cualquier tipo, atentan directamente contra el progreso que este naipe trae para la salud.

Mejorar la alimentación, beber suficientes líquidos y ejercitarse un poco, serán pequeños esfuerzos que resultarán en grandes beneficios para el cuerpo. Y este progreso es supremamente palpable, en especial si se compara a otros períodos, en donde el esfuerzo fue mayor, pero los resultados no eran tan buenos.

Por ello, Der Teufel invita a vencer la pereza poco a poco, haciendo un pequeño cambio a la vez que pueda mantenerse en el tiempo, con el fin de soltar las cadenas impuestas por hábitos poco saludables y difíciles de abandonar. Este es el momento oportuno para hacerlo, solo que debe ser algo gradual.

Por otro lado, así como este Arcano brinda un buen momento para la recuperación del estado de bienestar físico, también sirve como advertencia para que se adopten conductas sexuales sanas y responsables, ya que al ser un naipe lleno de grandes pasiones, se puede incurrir en no tomar las precauciones adecuadas.

Por ello, en cuanto el aparato reproductor, la presencia de The Devil es de suma precaución, particularmente en cuanto a infecciones de transmisión sexual, como a enfermedades que se derivan de conductas sexuales imprudentes en el pasado, por lo que una revisión médica se hace necesaria.

Leer  La Emperatriz

El Diablo y su significado en la lectura espiritual

En la esfera espiritual, la presencia de Der Teufel, sirve de llamado de atención porque se mantiene abandonada la esencia propia, ya que se ha adoptado una actitud por completo materialista y superflua. Y esta forma de existir, afecta cada uno de los aspectos de la vida, trayendo constantemente una sensación de vacío.

Es posible que las personas alrededor, que a simple vista puedan verse como las más cercanas, sean en extremo frívolas. Y su presencia, solo ayuda a que se mantenga una existencia alejada del desarrollo espiritual. Por ello, esta carta invita a buscar rodearse de personas genuinas y sinceras.

Por otro lado, los bienes materiales han generado una costumbre casi obsesiva a depender de la tecnología y el ocio, haciendo que los momentos de soledad e intimidad sean casi insoportables. Las caminatas frecuentes por la naturaleza, ayudan a que esta dependencia disminuya, pero requiere esfuerzo y constancia.

Además, si existe una falsa percepción de que todo puede ser comprado con dinero, y este pensamiento está permanentemente activo, se hace necesario buscar períodos de esparcimientos donde compartir momentos sea la regla. Estas experiencias sirven como fuente de crecimiento espiritual para todos.

Finalmente, la búsqueda de información en libros y maestros, puede ser de gran utilidad para comenzar a encontrar la esencia propia y de este modo, ir desarrollando la espiritualidad. Del mismo modo, la psicoterapia puede resultar beneficiosa porque facilita el proceso.

Significado general de El Diablo en su posición invertida

En cambio, si Le Diable sale al revés, significa que las experiencias que se han vivido, aunque hayan parecido duras al principio, dejarán un gran aprendizaje y una innegable sensación de libertad. Ya que en retrospectiva, se puede ver todo desde un ángulo más amplio y certero.

Se perciben grandes momentos marcados por el desprendimiento, esto no solo desde el punto de vista material. Es posible que algunas situaciones y relaciones que venían funcionando mal, se renueven con este cambio de perspectiva, pero también pudiese significar un cierre para las mismas.

Sea cual sea la situación que se esté atravesando, cuando sale volteado The Devil se producirá un cambio de paradigma, lo que conlleva que aquello a lo que se le estaba dando mayor importancia de la que merecía, recibirá ahora la prioridad justa. Aunque esto signifique cambios bruscos.

La transformación nace del propio aprendizaje personal, por lo que no hay que sentir angustia ante lo nuevo. Lo material es relegado a un segundo plano, con ello existe una mayor cercanía a la espiritualidad. Sin embargo, este desapego por lo mundano, no tiene que confundirse con austeridad.

Una visión más amplia, permite ver todo con mayor claridad, y por ello se puede ser capaz de tomar decisiones acertadas. Der Teufel volteado, le resta importancia a lo material, pero no lo elimina, puesto que es parte de la vivencia física. Aun así, ahora hay cosas más importantes que requieren atención.

Cuando este naipe sale ladeado, las cadenas que ataban a los demonios, pueden caer con gran facilidad, por lo que no será muy difícil reconocer cualquier situación en la que la sensación de victimización y opresión era parte de la cotidianidad. Obteniéndose con ello la libertad real.

El Diablo boca abajo en la lectura del amor

El significado de esta baraja invertida de los Arcanos Mayores en el ámbito de la pareja, demuestra un descenso brusco de la pasión. Esta desmotivación hacia la vida sexual, pudiese generar intrigas en la otra parte, surgiendo con ello celos y confrontaciones, por lo que se sugiere paciencia.

Por otro lado, la disminución de la libido pudiese crear una verdadera conexión entre ambos, haciendo que la relación evolucione a un plano más espiritual. Sin embargo, si no se renueva la pasión, surgirá un alejamiento a pesar de la mayor intimidad, por eso es necesario buscar un equilibrio entre lo físico y lo emocional.

Del mismo modo, hay que prestar atención a las emociones individuales, porque se podría caer en una profunda sensación de incomprensión y soledad. Exponerse por completo aflora las inseguridades reprimidas. Y con ello, cualquier pequeño cambio de actitud del otro, puede ser interpretado de manera errónea.

The Devil al revés excava más allá de la superficie en la relación, y este tipo de conexión requiere de un mayor compromiso. Si es el momento adecuado para ello, la posibilidad de establecer una pareja de ensueño es alta, pero si alguna de las partes siente que es una situación forzada, solo se percibe gran soledad.

El Diablo ladeado y el oráculo laboral

En cuanto al trabajo, que salga la baraja de Le Diable al revés, implica que se aproxima un período de estancamiento, e incluso de involución. La pérdida de la armonía ronda el ambiente laboral, y el resultado de esto dependerá en gran medida de la actitud que se adopte.

Se percibe una sensación de injusticia e infravaloración, al saber que el esfuerzo que se hace, amerita una remuneración adecuada. Sin embargo, no hay que dejar que esta emoción impere, puesto que surgirá la desmotivación y con ello, se comenzarán a hacer las cosas mal, dando oportunidad para un despido.

Por otro lado, existen problemas para comunicar a otros las inquietudes que están surgiendo, debido a que no se está en sincronía con los demás. Lo primero es intentar valorar al empleo como una oportunidad para crecer, mas que como una forma de hacer dinero. De esta manera, se despeja un poco la subestimación.

A partir de allí, sí es posible tomar las decisiones acertadas, lo que permitirá mejorar las condiciones laborales, y por ende también las salariales. Con Der Teufel de cabeza, renunciar solo por experimentar malestar no es la mejor opción, tampoco lo es, de momento, intentar buscar un nuevo empleo.

Moverse con astucia a la hora de reclamar lo que se considera justo, es indispensable cuando sale ladeado El Diablo en el plano laboral. De otro modo, solo se estaría empeorando las cosas. Mantener la calma hasta que se despejen las malas emociones es la mejor opción.

Representación del Arcano XV invertido en la cartomancia de economía

La presencia de Le Diable boca abajo en la tirada del dinero sugiere precaución. No es momento de invertir en nuevos proyectos, ni de embarcarse en algún tipo de préstamo. Sin importar qué tan mal vayan las cosas, lo mejor es esperar a que mejoren un poco con el tiempo.

Se perciben oportunidades para estafas y fraudes. No es buena idea confiarle dinero a nadie, por muy cercano que sea, porque lo más probable es que no sea capaz de devolverlo, aunque esa realmente sea su intención. De momento, llevar una vida básica, sin lujos ni caprichos, resultará muy útil.

Es especialmente importante ahorrar cuando aparezca este naipe volteado en las finanzas, porque de esta manera se podrá tener un fondo para los momentos de emergencia, y así no será necesario pedir un crédito o un préstamo para solventarlo. Es momento de reducir las compras al máximo.

El Diablo (The Devil) en posición contraria en la tirada de la salud

Cuando el Arcano Mayor número XV aparece invertido con respecto al bienestar, se aproxima un período de enfermedad. Un problema médico que parecía parte del pasado, se vuelve a activar, por lo que un chequeo puede resultar de mucha ayuda, especialmente antes que las cosas empeoren.

Leer  Los Enamorados

Por otro lado, las infecciones de transmisión sexual, tienen una alta posibilidad de contagio cuando Le Diable luce volteado en el plano de la salud. Por ello, hay que tomar todas las precauciones, sin importar que se tenga una pareja estable. Una revisión médica del aparato reproductor es aconsejable.

Finalmente, los hábitos poco saludables tendrán un peor efecto en el cuerpo si se les compara con otros períodos. Se percibe una fuerte sensación de cansancio, que interfiere con el desenvolvimiento en las distintas actividades diarias, pero es posible que este no sea el momento de mejorar dichos hábitos.

Cualquier intento por cambiarlos, se verá entorpecido con este naipe de cabeza. Peor aún, pareciera que no vale la pena, porque al principio es posible que no se sienta ninguna mejoría. Sin embargo, tener paciencia y perseverancia resultará útil, aunque requieren de un esfuerzo constante.

El Diablo (Le Diable) del revés y su representación en el oráculo espiritual

En el caso que salga Der Teufel invertido en la tirada de la espiritualidad, significa una oportunidad para liberarse por completo de aquello que realmente no vale la pena. Nuevas formas de enfrentar los problemas nacerán de la reflexión de las vivencias pasadas. Por ello, hay que indagar mucho en uno mismo.

Puede que otros sirvan de orientación a la hora de descubrir nuevas perspectivas. Sin embargo, con El Diablo volteado, siempre prevalecerá la libertad individual, por lo que la búsqueda tendrá respuestas acertadas, solo cuando se preste especial atención a las emociones que se obtienen con cada reflexión.

No es necesario forzar nada, ni pedir opiniones ajenas. Lo correcto nace con la propia conciencia. The Devil de cabeza invita a liberarse de cualquier atadura, y  con ello, enseña a serse fiel a sí mismo. Es un naipe que busca trascender desde la experiencia, no obliga a otros a formar parte, porque esto atentaría a su libertad.

El Arcano Mayor El Diablo en representación del Pasado, Presente y Futuro

La interpretación de Le Diable en el pasado permite reflexionar sobre lo que realmente importa. Se ha mantenido una actitud materialista y superficial, y esto evitó que se tomaran las decisiones correctas. Por lo que ahora, se está experimentando las consecuencias de dichos errores.

No existe forma de cambiar lo ocurrido, y es posible que sea tarde para intentar enmendar las fallas. Lo único que queda es aprender a apreciar cada situación, más allá de lo material, para evitar tropezar de la misma manera.

La presencia de El Diablo en el presente anuncia un cambio que dejará un profundo aprendizaje de vida. Es buen momento para crecer en el plano espiritual, puesto que será la única manera de conseguir un beneficio real. Descubrirse a sí mismo, y ser fiel a esa esencia debe convertirse en la prioridad.

Existe la necesidad de desprenderse un poco de lo material y de rodearse de personas que puedan conocer la versión completa, con virtudes y defectos. Este tipo de interacción será invaluable para lograr un cambio positivo.

El significado de Der Teufel en el futuro invita tomar las riendas de cada aspecto de la existencia en el que se tenga control. Ya que se está transcurriendo por un período en el que las decisiones, tanto las acertadas como las erradas, repercutirán de alguna forma en el resto de la vida.

Como existen condiciones que no se pueden modificar, porque no están bajo nuestro control, se hace necesario buscar formas en las que se facilite descubrir qué es lo correcto. Comenzar a actuar de manera consciente, adoptando la mejor actitud posible en medio de la adversidad, resulta de gran ayuda.

En resumen, es la conciencia de las propias limitaciones, la que garantizará el éxito en cada situación de la vida. Esta capacidad permite distinguir la bondad de la maldad, pero requiere al máximo honestidad con uno mismo, y sobre todo, es indispensable serle fiel a los valores propios.

Le Diable es un naipe complejo, con claras connotaciones materialistas que sirven a modo de advertencia, su significado no debe ser tildado como negativo, puesto que brinda una oportunidad sincera para cambiar. Y esto lo hace, exponiendo la total oscuridad de una persona, y no existe mayor sinceridad que esta.

La clave está en valorar lo que realmente es importante. Ser capaz de apreciar la belleza que esconde cada persona y cada experiencia, será de gran ayuda para descubrir las pequeñas lecciones que se pueden obtener con cada oportunidad. De otra forma, solo pasarían inadvertidas.

Por otra parte, no hay que renunciar al plano material, porque la vida ocurre en un plano físico. Lograr encontrar el equilibrio entre estos dos aspectos, resulta una tarea vital para aprender a disfrutar lo que la vida tiene para ofrecer, pero también lo que las pequeñas cosas tienen para obsequiar.

Correspondencias y asociaciones de la carta de The Devil

Las barajas del Tarot, se encuentran relacionadas a la numerología, al esoterismo, a la astrología, a la cabalística y a los elementos. En el caso particular de El Diablo, estas asociaciones permiten comprender las distintas características como la sexualidad, la libertad, la pasión, la necesidad de buscar la espiritualidad, entre muchas otras que corresponden a Der Teufel.

La carta de El Diablo y su asociación Cabalística

Le Diable se asocia con la letra hebrea Sámej. Corresponde al arquetipo de la sombra y también se encuentra relacionada al verano. Los demonios encadenados, representan a la psique humana, exponiendo que sus limitaciones solo responden al concepto que se tiene sobre su propia capacidad.

Además, la necesidad de satisfacer los deseos, hace que el ser humano se enfoque en la búsqueda del placer material, privándolo de experimentarse como un todo, ya que es un ser físico, pero posee una extensión no física o espiritual, la cual muchas veces relega al olvido frente a su yo mundano.

Fechas clave a las que se relaciona el Arcano de El Diablo

Le Diable se asocia al número quince, el cual no se vincula directamente a la numerología. Aun así, su cifra se desglosa formando los dígitos 1 + 5, cuya suma da por resultado al valor 6. Por tanto, la relación numérica de The Devil, corresponde a la misma que está representada por la sexta baraja del Tarot, es decir, por Los Enamorados.

Indirectamente entonces, se relaciona al número seis. Por ello, otorga a la persona con la capacidad para mantener una mente abierta, buscando el equilibrio entre lo físico y lo espiritual, sin establecer prejuicios, pero la necesidad para satisfacer sus instintos, pudiese hacer que se enfoque exclusivamente en el plano material.

Para conocer cuál es la asociación de un Arcano Mayor con una fecha, se toma en primer lugar la fecha de nacimiento de la persona en cuestión, se representa en forma numérica, y luego, se suman progresivamente los números que la componen para obtener una cifra de un dígito, que, por ende está comprendida entre 1 y 9. Este valor es la asociación de la fecha al Tarot, por lo que, solo los primeros Nueve Arcanos Mayores tienen asociación directa con fechas.

La Astrología y El Diablo

La baraja de Der Teufel se encuentra asociada con el planeta Saturno, el cual representa todas las fuerzas capaces de limitar y restringir. Esto no expone un concepto de ser una víctima del destino. Al contrario, busca demostrar que las barreras son solo el resultado de las limitaciones mentales.

El naipe de El Diablo asociado a los elementos

El Arcano Mayor Le Diable dispone del elemento Fuego. Es un ser pasional e instintivo, lo que le confiere una incesante capacidad para desear, y por tanto para crear nuevas necesidades, pero esto lo predispone a ser capaz de arrasar todo a su paso con el único fin de obtener un beneficio personal.